adminmargarita No hay comentarios

CONVERSAR, COMPARTIR Y CONECTA CONTIGO

CONVERSAR, COMPARTIR Y CONECTA CONTIGO

Creo que la frase CONECTA CONTIGO es algo muy profundo y despierta sentimientos y pensamientos diversos muy propios de cada individuo.

Cuando hablo de CONECTA CONTIGO, me refiero a un proceso de autoconocimiento que no todos estamos dispuestos a considerar; y sin embargo impacta poderosamente la calidad de vida del individuo.

Algunas de las razones por la que algunos se resisten a experimentar un proceso de autoconocimiento son:

  • Porque es algo muy bobo, muy poco enriquecedor y hay cosas más importantes.
  • Otros porque es algo místico y no hay interés absoluto de explorarlo.
  • Quizás para otros es algo que asusta, porque no se atreven a descubrirse y prefieren vivir bajo el disfraz que se han inventado.

El autoconocimiento es poderoso aunque muy poco valorado a mi juicio.  Puede transformar vidas y potenciarlas. Por eso aprovecho este espacio para que reflexionemos acerca de algunas declaraciones que pueden abrir posibilidades y que para mí han representado enormes enseñanzas.

 

Cuando te dices “soy así”, ¿crees que solamente eres así?.

¿Acaso etiquetarnos no es una manera de limitarnos?

Las etiquetas que nos imponemos en nuestro andar por la vida son a menudo una “camisa de fuerza” que nos paraliza para ser nuestra mejor versión.

¿Sabes cuál es tu mejor versión? ¿Eres hoy tu mejor versión?


 

Cuando decides hacer algo, el resultado no está en discusión, solamente el camino que tomas para llegar a el, y siempre hay uno que es el correcto. Ese, es el que tomas.

¿Te parece buena idea dejar de castigarte por los errores del pasado, por las decisiones mal tomadas? ¿Acaso no será hoy el momento de convencerte que era el camino que tenías que vivir?

 


 

 

Algunas veces, quizás a menudo, nos atrapa la apatía y la desesperanza sin que tengamos plena consciencia de qué es lo que nos empuja a ese estado de ánimo y sin darnos cuenta en esos momentos, aparecen las oportunidades que pasan invisibles por nuestra ceguera

Apuesta por el autoconocimiento, por hablarte a ti mismo y conecta contigo, podrás descubrir aquello que aún no es visible a tus ojos.

 


 

 

Cuando asalte la necedad y la mente diga: “si lo hubiera hecho antes…si lo hubiese sabido antes”, es cuando te detienes y te dices: “no era mi momento, mi momento es ¡HOY!

…y pon el foco en tu PRESENTE porque es allí haces que ocurra lo que estás buscando.

 

 

 

 


La vida diariamente nos engaña mostrándonos lo que podemos ver; más, hay otras e infinitas realidades disponibles para ti.


Si quieres transformar tu vida de ordinaria a extraordinaria te recomiendo leer  10 Acciones Concretas. 

adminmargarita No hay comentarios

LA RELACIÓN MÁS IMPORTANTE ES CONTIGO MISMO: «YO PUEDO porque YO SOY»

La Relación más importante es contigo mismo: YO PUEDO porque YO SOY

No me salen muy fácil las frases que te impulsan a lanzarte, las frases motivadoras, las que dicen “tú puedes, lánzate, hazlo”, porque creo que primero va algo más profundo, va el autoconocimiento, va CONECTA CONTIGO.

Estoy convencida de que cuando alguien quiere lanzarse a algo, no importa que le digas que puede hacerlo. Quizás se lo crea un rato, ratico, pero la emoción le dura un chin, poco, poquito.

Cuando veo a alguien que quiere algo, pero no se ve haciéndolo, o se boicotea, vacila, o renuncia; me hace más click llevarle a averiguar ¿para qué? , para qué no lo haces, o para qué quieres hacerlo, para qué lo quieres.

  • Apunto más al autoconocimiento; a reconocer habilidades, fortalezas; a reconocer limitaciones, al entendimiento de las creencias, y a descubrir los valores y principios que rigen la vida de cada uno;
  • Apunto a CONECTA CONTIGO, porque cuando el individuo logra estar conectado a sí mismo, logra ver sus posibilidades, se compromete, se desafía y así, es capaz de lograr lo que se propone.

Cuando el individuo logra un elevado conocimiento de sí mismo:

  • se prepara para afrontar de manera asertiva los vaivenes de su existencia
  • construye una vida de mayor plenitud
  • tiene dominio de sus emociones
  • tiene consciencia de su nivel de control ante la adversidad  o los problemas

En el proceso de lograr metas y objetivos estamos expuestos a obstáculos que desafiarán nuestra confianza, nuestro coraje, nuestra resiliencia. Ante los problemas o adversidad, algunos sucumben a la desesperación, a la victimización, a la frustración; otros lo enfrentan con asertividad, manifestando un elevado dominio de sus emociones y autoconocimiento.

Ser consciente del nivel de control que ejercemos sobre los problemas y adversidad es parte del proceso de autoconocimiento  y es lo que determina nuestra actitud.

Debemos ser capaces de distinguir cuándo ejercemos control directo, indirecto o nulo ante las circunstancias que consideramos adversas o desfavorables:

  • Tenemos control directo sobre lo que nos afecta. Depende de nosotros.

Ejemplo:  Si alguien emite un juicio o una crítica que el otro considera desfavorable o desafortunada, quien es criticado tiene el poder de otorgarle importancia o no a ese juicio. La persona criticada decide si lo que se dice de él o ella le afecta o no, esencialmente porque tiene un elevado conocimiento de si mismo.

  • Ejercemos control indirecto

Ejemplo: Siguiendo con el ejemplo anterior, decimos que la persona criticada desfavorablemente tiene el poder de decidir cómo le afecta la crítica, pero no tiene el control de decidir lo que el otro piensa o juzgue; no obstante, Sí puede decidir actuar para modificar el juicio del otro, partiendo del entendimiento sobre la interpretación subjetiva sin la intención de modificar el pensamiento del otro.  Solamente se abre a la posibilidad de modificar su propia actuación a partir del juicio del otro.

Cuando tenemos consciencia de que no depende de nosotros decidir lo que piensan los demás, se manifiesta el autoconocimiento y aceptación del individuo, quien es capaz de aceptar los límites de su control y actuar e influir para generar algo diferente.

  • Cuando los obstáculos, inconvenientes o dificultades son indisolubles y son imposibles de controlar.  Sólo queda convivir con ellos y aceptar que no depende de nosotros y no le damos paso a tener injerencia en nuestra plenitud.

El autoconocimiento es un proceso, es un compromiso que está presente cuando el individuo es capaz de cuestionarse, asumir la responsabilidad de sus actos, de sus resultados y es consciente del nivel de control que puede ejercer.  No hay responsabilidad hacia afuera. El individuo actúa tomando el control de lo que le ocurre.

Cuando un YO PUEDO se manifiesta en acciones y resultados es porque antes hubo un YO SOY.

Si en ocasiones no somos capaces de lograr lo que queremos, existe la posibilidad de que haya aún preguntas sin respuestas que dependen del autoconocimiento.  Quizás convenga cuestionarte:

  • * ¿Para qué?
  • * ¿Cuáles son mis recursos?
  • * ¿Qué me hace falta y cómo puedo obtenerlo?
  • *¿Qué creencias me estás paralizando?
  • *¿Vale la pena, vale el esfuerzo?
  • *¿Voy a disfrutar el camino?

Hablamos de autoconocimiento, cuando podemos responder nuestros ¿para qué?.

El autoconocimiento es un proceso que ocurre en el presente.  Es un ejercicio de vida que nos eleva la consciencia y vivir en coherencia.

Es habitual que en la cotidianidad se nos escape el espacio para estar en contacto con nosotros mismos, no prestamos escucha a nuestra voz interna y estamos más prestos a vivir alejados de nuestra esencia valiosa.

Para empezar a vivir de acuerdo a tu Yo van algunas ideas:

  1. Sé agradecido contigo mismo.
  2. Identifica tus puntos fuertes.
  3. Reconoce tus limitaciones y sé generoso contigo mismo.
  4. Busca retroalimentación objetiva y honesta
  5. Celebra tus logros
  6. Acepta los niveles acerca de lo que puedes controlar.

Lograr lo que te propones inicia con una relación profunda contigo para conocerte y conectarte con quien Realmente eres. Se trata de CONECTAR CONTIGO.

adminmargarita No hay comentarios

ESTRATEGIAS PARA LA ADMINISTRACIÓN DEL TIEMPO

Hoy en día, y en esta tierra nuestra Panamá, movilizarte de un lugar a otro puede ser un desafío total.

  • Si eres de los que dicen «no tengo tiempo», pero ves cómo a otros parece que el tiempo les sobra;
  • Si tienes dificultad para ser puntual y ves como otros parecen que duermen en el sitio de la cita;
  • Si simplemente no dispones de tiempo para tomar vacaciones, porque si las tienes, las ocupas para “ponerte al día”, quizás debas contemplar algunas realidades.

1. Primera realidad “EL DÍA TIENE 24 HORAS PARA TODOS”. No es cierto eso que te dices “el tiempo pasa más rápido ahora”. No, no te creas esa historia. Te propongo que consideres la segunda realidad.

2. Segunda realidad “SER EFECTIVO EN LA ADMINISTRACIÓN DEL TIEMPO NO ES TU FORTALEZA, ES TU DESAFÍO”. Si aceptas esta realidad, estás preparado para la última realidad que puede brindarte la posibilidad de identificar exactamente porqué a ti no te alcanza el tiempo.

3. Tercera realidad “RECONOCER CUÁL ES TU BRECHA”.
Sólo cuando logras darle nombre a tu brecha es cuando puedes tomar acciones y corregir. De otra manera te quedas diciendo “ok, ya sé que no soy muy bueno administrando mi tiempo”. Pero hasta allí no pasa nada. Sigues igual.

La mayoría de las veces no damos el siguiente paso, no porque no queramos, sino porque no sabemos cuál es nuestra brecha y qué debemos hacer para mejorar. Si este es tu caso, quizás te sirvan estas ideas:

Brecha #1: NO DARLE IMPORTANCIA AL DETALLE
Quieres hacer algo, te comprometes, pero al final no logras cumplir, porque no le das importancia al detalle.

En este caso, presta atención a lo siguiente:

  • Si se trata de algo nuevo para ti, no te comprometas sin tener claro la dimensión de la responsabilidad. Pregunta. No asumas y dale importancia al detalle. Lo que no se conoce no es posible cuantificarlo.
  • Si es algo que ya conoces, ve al detalle y ponte riguroso. Un ejemplo sencillo de ir al detalle:
    • Si debes asistir a una cita y debes trasladarte de un lado a otro, toma en cuenta no solo el tráfico, sino el tiempo que te tomará estacionarte, caminar, subirte al elevador, anunciarte, etc.

Brecha #2: SÍNDROME DEL CONTROL

Quieres hacerlo todo porque te parece que sólo tú puedes hacerlo bien.

Eso se llama sufrir del síndrome del control y perfeccionismo. (me lo he inventado yo, pero no encuentro mejor manera para describirlo). Obviamente si tú te encargas de todo, el tiempo no te alcanzará jamás.

A menos que quieras seguir controlándolo todo y pagando las consecuencias (cansancio, falta de tiempo, irritabilidad, por mencionar algunas), dale vuelta o reflexiona acerca de lo siguiente:

  • Empieza a confiar en los demás, en sus capacidades, en que también pueden hacer lo que tú haces. Créeme que no eres el único que ha nacido con una estrella para brillar. Otros también pueden hacerlo.
  • Desafía tus habilidades de comunicación. Si algo quieres que se haga exactamente como tú quieres, empieza a describirlo y a comunicarlo tal cual quieres que se haga.  Dale importancia al “cómo”.

Si algo no sale como querías, quizás es que no lo supiste pedir ¿no te parece?, para eso te sirve reconocer qué habilidades comunicativas pondrás en marcha para que los demás hagan lo que tú deseas que hagan.

Si no confías en los demás, si no sabes pedir lo que quieres ¿Cómo pretendes tener tiempo para ti, o que el tiempo te alcance para lo que quieras hacer?.

Brecha #3: PIERDES EL FOCO FÁCILMENTE

Aun cuando tienes un plan a seguir, tareas organizadas, detalle, etc; te ocupas en hacer exactamente lo contrario. Te distraes con facilidad, porque hay ciertas obsesiones que te dominan. Vas por una cosa y en el camino empiezas a hacer otra ¿te suena?

  1. Primero identifica cuál es esa obsesión que te desenfoca y gestiónala.
  2. Segundo, aférrate a tu propósito. Si no lo sabes, pregúntate ¿porqué? ¿para qué?. ¿Por qué vas a asistir a tu próxima reunión? ¿Cuál es el propósito de la actividad, o de la tarea?.  Hazte preguntas y respóndete.

Cuando logras identificar el propósito es más fácil mantener el enfoque en tu compromiso o en lo que quieras hacer.

Si estas ideas te han servido, quizás logres ver por donde cojeas, quizás puedas enfocar tus esfuerzos y tomar acción para administrar mejor tu tiempo.

Para resumir las ideas y rescatar tu habilidad de administrar tu tiempo:

  • Prioriza tus actividades diarias. Identifica tareas y compromisos urgentes e importantes.
  • Brinda atención al detalle.
  • Pide ayuda. Confía.
  • Aférrate a tu propósito.

Y si tienes imprevistos, corrige rumbo, pide ayuda, negocia, pero no te quejes que el día para ti es corto. Recuerda, el día tiene 24 horas para todos, si a ti no te alcanza, tienes una brecha que vale la pena gestionar.

adminmargarita No hay comentarios

¿CUÁNTO IMPACTAN LAS IDEAS U OPINIONES DE LOS DEMÁS EN TUS DECISIONES Y EN TUS DESEOS?

¿Cuánto impactan las ideas de los demás en tus decisiones y en tus deseos?

Muchas veces las personas que nos rodean, sin que se lo pidamos opinan y emiten juicios acerca de lo que sea que estemos pensando o considerando hacer, y de manera inconsciente permitimos que estas opiniones y juicios determinen lo que decidimos sobre nuestros deseos o lo que queremos hacer.

El grado de influencia que tengan las opiniones de los demás en las decisiones propias depende de dos aspectos:

1. del nivel de confiabilidad que le otorgamos a una persona en particular o a los otros. Es decir, consideramos que la persona es apta y competente para emitir juicios sobre el tema que nos incumbe. En este caso, escuchar acerca de las experiencias de otros, puede ofrecernos beneficios, pero recordemos que él o ella no soy yo, y por tanto cabe que exista un resultado diferente.

Lo que importa y cabe es que las experiencias de otros nos sirvan para ver lo que quizás había pasado desapercibido a nuestros ojos, a nuestra interpretación, y no que sea la barrera o el impedimento para decidir lo que estemos pensando hacer.

2. de nuestro nivel de confianza en si mismos. La llave del asunto.

Si, la llave del asunto, porque se trata de decidir por nosotros, porque sabemos, confiamos y estamos convencidos de lo que queremos hacer y estamos dispuestos a asumir las consecuencias, las que sean.

Sin embargo, cuando esto no es así y  se compromete nuestro poder de decidir, damos paso a la inseguridad, no sabemos qué decidir, dudamos, y la confianza nos abandona; es porque sucumbimos a otros juicios que nos dejan siendo marionetas de los otros sin que tengamos plena conciencia de ella.

Comprometes tu poder de decidir cuándo:

👉 Terminas cediendo por no querer lastimar a alguien, o defraudarle o tememos perder su cariño. Lo que experimentas es resignación, tristeza y una falsa satisfacción que no será sostenible con el tiempo porque atentas contra tu propia esencia.

👉Optas por darle la razón al otro porque temes la confrontación, porque te paralizas y no encuentras los argumentos para sostener tus ideas. Al final te enojas contigo mismo y reprochas tu actuación.

Cuando aprendas a sostener tus ideas sin que te importe el resultado de ser ganador o perdedor empezarás a encontrar la serenidad y ecuanimidad para sostener lo que importa para ti.

👉Las limitaciones de otros, se transforman en mis limitaciones. «Mejor no lo intento. Si ellos no pudieron yo tampoco».  Siente miedo a fallar, a pasar lo que otros pasaron. Terminas frustrado y renunciando a lo que verdaderamente queríamos. ¿Vale la pena vivir una vida renunciando a lo que realmente quieres hacer?

Fallarás una y otra vez, pero allí estará el aprendizaje para prepararte y hacerte más fuerte para el nuevo intento.

👉La imagen que vendes a los demás te expone a hacer cosas que no quieres. Optas por hacer lo que se espera de ti, sin romper reglas, sin salir de tu estereotipo, por miedo a que la critica, a que te  juzguen, a que te reprueben y perder la admiración de los demás. Terminas agobiado, estresado, iracundo por la presión y por someterte a algo que no querías hacer. ¿No sería más fácil decir “eso no lo quiero hacer”?
Si crees que alguien te dejará de admirar o amar por negarte a algo o por actuar como quieres, entonces esas personas no tienen que estar a tu lado, ¿no te parece?

👉Falta de fuerza personal. No sabes decir que no. Terminas disgustado contigo mismo, sin saber cómo llegaste hasta allí y renunciando a lo que verdaderamente querías hacer.

👉Flojera, porque es más fácil seguir la corriente, no llevar la contraria y seguir actuando según opinen y dicen los demás. Terminas viviendo una vida sin sentido.

Cual sea la razón, cuando nos acostumbramos a renunciar o ceder en nuestras ideas, deseos y decisiones, olvidamos y enterramos nuestra fuerza interior y llegará el momento en que nos sentiremos vacíos porque lo que habla de ti, de tu esencia, no está presente en tu vida.

¿Vale la pena que regalemos nuestros deseos y decisiones?

Si bien no podemos ignorar nuestro entorno, ni mandar a todos al “caribe”, ni andar peleando con todo el mundo, tampoco debemos regalar nuestros deseos, ideas y decisiones a nuestros temores y limitaciones, pues se trata del rumbo de nuestra propia vida.

Para recuperar el contrato de tus decisiones y deseos puedes recurrir a algunas acciones:

☝️1. Conecta contigo. Escucha tu voz.

Habla contigo. Date el tiempo. Haz espacios en tu día para escucharte. Róbale minutos a tu agenda para estar contigo mism@. Esto quiere decir, que reflexiones.  Por ejemplo cuestiónate:

  • ¿por qué piensas de alguien lo que sea que piensas?,
  • ¿por qué reaccionaste como lo hiciste en una situación, y cómo te sientes ahora?

Empieza a escuchar tu voz. Si no escuchas tu voz ¿Cómo vas a saber cómo te sientes? Si crees que alguien se enojará o se enfadará contigo. Bien que lo haga. Si es una persona que te quiere, te perdonará, y esa es una persona que mereces tener en tu vida. Si no perdona, créeme que no vale la pena que sometas tus decisiones a ella.

☝️2. Ve en busca de tus deseos más profundos y personales.

Para acercarte a tus deseos personales, pregúntate qué quieres para ti en términos de cómo te quieres sentir con tus decisiones y acciones: libre, energía, poder, alegría, amor, felicidad, plenitud, etc.
Como ves, no se trata de lo que quieres tener, sino de lo que quieres SENTIR; porque al final, eso es lo que da significado a nuestras vidas, allí reside la búsqueda del sentido de nuestra vida.

Si no sabes lo que quieres y te aferras con convicción, ¿Cuándo dejarás de sucumbir a lo que otros piensan u opinen?

☝️3. Aprende a bajar el volumen de las voces ajenas.

Los amamos, pero quizás no están en nuestro chip o en nuestro canal, o no hemos logrado sintonizarle.

Los demás siempre van a hablar, la mayoría o todos. Hablarán los que te conocen, los que no te conocen, quienes te quieren y también los que no. Escucha tu voz y date cuenta si estás escuchando más las voces ajenas o la que te habla a ti.

Asume el reto, que sus voces no te dejen sin escuchar tu voz. Dale volumen a tu voz.

Tampoco se trata de no escuchar nada. Sí, debes hacerlo, pero quédate con las voces, ideas que te sirvan, con las que te empujan, con perspectivas útiles.

Ten en cuenta que el mayor secreto para la infelicidad es tratar de complacer a todo el mundo. Acepta que algunos te aceptarán y otros no. Punto; pues es de iluso, de loco, del ego, pretender que todo el mundo aceptará o comulgará con lo que predicas.

Finalmente, reflexiona si tus deseos, tus sueños es para que los demás vean o es para ti. ¿Estás construyendo una vida que deseas o estás reaccionando a lo que los demás opinan?

adminmargarita No hay comentarios

Programas de Desarrollo Personal

 

¿Cuál es tu sueño? ¿Qué te mueve? ¿Qué Conecta Contigo?

Todos tenemos sueños, ilusiones, objetivos, metas y expectativas ante la vida. Sin embargo, a menudo renunciamos a lo que soñamos porque nos vendemos a la inercia automática del rumbo de la vida.

Los recursos para lograr lo que deseamos están en nuestra propia humanidad, en nuestras capacidades y en la valentía para sumergirnos en un proceso que nos permita canalizar nuestras emociones y energía hacia aquello que le da sentido a nuestra vida.

Si quieres apuntar alto, si quieres desafiarte y llegar lejos te invitamos a ser parte de nuestra próxima experiencia Conecta Contigo un entrenamiento experiencial diseñado para personas comprometidas para potenciar sus capacidades y ejercer un nivel de influencia significativo en sus entornos.

Conecta Contigo surge como una respuesta en la búsqueda de lograr mayor satisfacción personal en los diferentes niveles o ámbitos de la vida del individuo.

Conecta Contigo es una propuesta de aprendizaje y entrenamiento que combina tres elementos fuertemente conectados para crear la mejor experiencia de aprendizaje: emociones, experiencia e interpretación.

Conecta Contigo  incluye los siguientes enfoques de concepto y aprendizaje para potenciar tu mejor versión:

  1. Tu Sueño y Propósito  
  2. El Poder de las Relaciones
  3. Intención y Compromiso
  4. Capacidad de Resiliencia para afrontar desafíos

 

¿Qué necesitas para participar?

Necesitas comprometerte CONTIGO, con tus metas, con tu desarrollo y con ser tu Mejor Versión.

Contáctanos admin@synergosconsultores.com.pa y te enviaremos la información de nuestra próxima experiencia personal Conecta Contigo.

¿Qué te llevas?

  • La definición de tu propósito, objetivos y pasos para la acción.
  • El mapa de tus fortalezas y estrategias para gestionar tus áreas de oportunidad con miras a lograr tus objetivos.
  • Estrategias para mantener tu estado consciente y potenciar tu autenticidad y efectividad.
  • Herramientas para sostener conversaciones poderosas contigo mismo y con los demás.
  • Estrategias que te permitirán aumentar tu nivel de resiliencia para potenciar y consolidar tu nivel de efectividad.

Quienes se atreven a soñar, quienes se desafían para concretar sueños, son capaces de sostenerse en el viaje hacia el logro de sus metas porque tienen un fuerte conocimiento de sí mismos, tienen pleno dominio de sus emociones y desarrollan la capacidad de abrirse a nuevas experiencias de aprendizaje.

¿Te atreves a desafiarte?

Apunta a lo más alto, extiende tus alas, vuela, vuela; solo así, podrás descubrir cuán lejos puedes llegar.  El vuelo empieza conectando contigo.

 

 

adminmargarita No hay comentarios

LIDERAZGO, LA ASIGNATURA PENDIENTE

El liderazgo sigue siendo la asignatura pendiente; pues no solo se trata de hacer las cosas bien y lograr resultados. El liderazgo es más que eso, es hacer que tu vida sea la vida que quieres vivir.

Si entendemos el liderazgo como la habilidad de hacer que las cosas que queremos ocurran en nuestras vidas, es muy probable que la mayoría tengamos por allí algún ámbito en nuestra vida en la cual no somos muy efectivos; quizás no obtenemos el trabajo que queremos, quizás no ganamos lo que deseamos, quizás no logramos sostener una relación de pareja saludable, quizás estamos insatisfechos con nuestras relaciones familiares, quizás nos sentimos solos, quizás nuestra profesión no nos identifica, quizás no logramos que nuestros equipos den los resultados que esperamos, etc.

En cualquier ámbito, si manifestamos niveles de insatisfacción; si en algún momento no ocurre lo que esperamos o deseamos a pesar de poner todo nuestro empeño, cabe la posibilidad de que se trate de nuestra habilidad de liderar con efectividad algún área de nuestra vida. Se trata de liderazgo. 

Hablamos de liderazgo cuando logramos interactuar con otros de tal manera que somos capaces de crear relaciones saludables, enriquecedoras e incluso cuando se trata de evitar aquellas relaciones que hemos decidido mantener al margen.

Hablamos de liderazgo cuando logramos el trabajo que queremos, cuando somos capaces de influir en el entorno y no que éste influya negativamente en nosotros, cuando disfrutamos lo que hacemos, cuando lo que hacemos no se circunscribe a una transacción comercial “trabajo para que me paguen” sino “hago lo que me gusta y además me pagan por eso”.

Hablamos de liderazgo cuando somos capaces de influir en nuestro entorno familiar para operar en ambientes donde la aceptación de las diferencias es imperante, donde dejamos a cada uno ser tal cual es, y no pretendemos que sea como nosotros queremos que sea, pues sabemos que el mundo no gira a nuestro alrededor, no somos el centro del universo.  

Hablamos de liderazgo en nuestras conversaciones, de pareja, con familiares, con amigos, hijos, compañeros de trabajo, etc. porque somos capaces de sostener conversaciones honestas, hacemos pedidos, logramos las respuestas que deseamos, y aun no lográndolo, somos capaces de entender y aceptar otras perspectivas.

Hablamos de liderazgo cuando somos capaces de tener y sostener la relación sentimental que queremos en el nivel que queremos.  Cuando somos capaces de amar sin condiciones y eso quiere decir que no hay pretensión de que el otro cambie por nosotros.  El amor incondicional trata de amar sin expectativas, de dar sin esperar nada a cambio.  Amar sin condiciones es el mayor desafío y también es un tema de liderazgo porque implica autoconfianza y seguridad en sí mismo.

Hablamos de liderazgo cuando nos planteamos emprendimientos, objetivos personales u objetivos de equipos de trabajo, y somos capaces de lograrlos.  En este proceso y búsqueda de objetivos nos involucramos con otros, participamos en otros entornos y lo hacemos desde la calidad de nuestras conversaciones y de nuestro liderazgo. 

Hablamos de liderazgo cuando somos capaces de crear las fuentes de recursos financieros y administrarlos de tal forma que nos generan satisfacción y tranquilidad.

Hablamos de liderazgo cuando somos capaces de aceptar y hablar de nuestras falencias, de nuestros errores, sin pena, sin castigo, sin culpar a otros, sin señalar a otros porque lo que impera es la aceptación de uno mismo con orgullo, abrazando nuestras imperfecciones, porque se trata de nuestra condición humana, ésa que nos permite evolucionar y enriquecer nuestra existencia.

Así, el liderazgo personal, entendiéndose como el orden de nuestra vida tal como la queremos, es un todo que se manifiesta en diferentes áreas y cobra relevancia en lo que es importante para cada individuo.  De allí que hablar de liderazgo, se trate de la asignatura pendiente pues es la naturaleza dinámica de las cosas y de nuestra naturaleza humana, lo que nos somete continuamente al desafío de conocer y adaptarnos a nuevos entornos, al ejercicio de examinarnos internamente, de mirar hacia nuestro interior, de descubrir lo que antes no habíamos visto en nosotros, de ampliar el rango de nuestra capacidad de interactuar con otros, de poder trabajar con otros, de lograr alianzas de contribución, y hacer que cada individuo y los demás sean parte de un proyecto ambicioso: “ser su mejor versión”. Eso es liderazgo, y desde esa perspectiva aunamos esfuerzos y creamos sinergias para el logro de las metas individuales propias, de otros, y metas colectivas.

Aunque a simple vista esto parece obvio, lo cierto es que “no es lo mismo verla venir que platicar con ella”. Nos falta educación experiencial personal para distinguir el alcance y límites de nuestra responsabilidad en el liderazgo de nuestra vida; lo cierto es que a menudo nos traicionan los límites de nuestras creencias y juicios y caemos inconscientemente en aquello de que no necesitamos de los demás o las cosas deben ser como cada individuo la entiende. Siendo así, entonces nos mantenemos en la brecha de liderazgo y no nos permitimos tener la vida tal como queremos que sea porque nos sostenemos en nuestras limitadas percepciones de la vida.

Margarita Espinoza/coach/ @margaritaespinozac

https://synergosconsultores.com.pa/2018/05/23/taller-leadership-potenciar-habilidades-liderazgo/