adminmargarita No hay comentarios

APUNTA A TRABAJAR EN LO QUE DISFRUTAS

APUNTA A TRABAJAR EN LO QUE DISFRUTAS

¿Trabajas en algo que no disfrutas?, ¿que no te gusta?, ¿estás en un ambiente en cual te sientes infeliz? 

Aunque me parece que este fenómeno es bien común, y a menudo subyace el miedo a la incertidumbre o inseguridad; no sería responsable decir “sal de allí”, “¿qué estás esperando?”, pues no estoy en tus zapatos, ni conozco cada una de las aristas de tus circunstancias hoy.

No obstante, creo que sería un aprendizaje interesante descubrir ¿Cómo llegaste a sentirte hoy cómo te sientes? ¿Cómo llegaste allí?, ¿A qué le temes?, pero esa es otra historia y no es de eso a lo que voy a referirme, sino a lo que puedes hacer mientras estás allí y decides ir por otro camino. 👇

Si te encuentras en ese lugar que aún no es tu ideal, quiero presentarte cinco ideas:

.

🔜primer idea: PÓNLE INTENCIÓN SIGNIFICATIVA

🔜segunda idea: DEFINE EL PLAN DE RETIRAD

🔜tercera idea: BUSCA NUEVAS PERSPECTIVAS 

🔜cuarta idea: MANTENTE EN MOVIMIENTO  

🔜quinta idea: AGRADECE

🔜primer idea: PÓNLE INTENCIÓN SIGNIFICATIVA

☑️Para explorar este tema debo decir que se entiende que trabajas y estás allí, en ese lugar que no quieres estar porque tienes responsabilidades, cuentas por pagar, obligaciones por cumplir (pagar la escuela de los hijos, la hipoteca, etc., etc.).  Y aquí comienza el dilema, el “sin salida” de la situación que nos asfixia, pues aun cuando actuamos responsablemente y lo hacemos por las personas que amamos sigue siendo un sentimiento de obligación.  Proveer los recursos, los medios a la familia es importante, y es lo que se espera de cada uno; pero quizás no es lo que le da significado a la existencia, pues de otra manera no cabrían los sentimientos de tristeza, ansiedad, frustración, hastío e impaciencia que puede generar estar en un trabajo que no se disfruta por las razones que sean. Es aquí donde conviene ponerle intención significativa al trabajo.

Ponerle intención significativa trata del convencimiento que no estarás allí eternamente, que es el trampolín, que es el medio, el recurso para dar el paso a ganarte la vida haciendo lo que te gusta. No estás allí por obligación, estás allí porque te estás preparando para lo que tiene significado para ti. 

Busca el sentido que tenga que ver contigo, con tu autorrealización y con nadie más. 

🔜segundo idea: DEFINE EL PLAN DE RETIRADA

Concretas acciones y plazos para moverte de lugar.  Asegúrate de buscar inteligentemente. Investiga y apunta bien.

No cometas el error de disparar curriculum a diestra y siniestra. Hazlo teniendo en mente lo que quieres, lo que te gusta, y apuntando a las organizaciones que sean atractivas para ti. De otra manera puedes tener la experiencia de que por más que buscas y buscas, no hay nada para ti, y no te queda otra que aguantar y aguantar y aguantar.

Si tu plan es emprender; infórmate, habla con otros emprendedores y ten en cuenta los pros y contras del emprendimiento.  Investiga acerca de lo que vas a renunciar y lo que vas a lograr. 

Si quieres emprender para buscar éxito, fama, dinero, etc. no estoy segura que sean las mejores razones. El emprendedor es de corazón. Lo hace porque le apasiona el ciclo del emprendimiento, y si tiene éxito, enhorabuena, pero lo que busca un verdadero emprendedor es disfrutar el proceso; está cómodo en la inseguridad y en la incertidumbre. Prepárate para la constancia, para desaprender y aprender, sé consciente de tu capacidad de resiliencia, pues es muy seguro de que tendrás que empezar de nuevo varias veces hasta que encuentres la ruta indicada.

🔜tercera idea: BUSCA NUEVAS PERSPECTIVAS 

Si lo que quieres es emprender empieza a generar los espacios y el tiempo para empezar a hacer lo que te mueve, lo que te apasiona, puedes empezar a hacerlo de forma gratuita. 

Si lo que quieres es moverte a otra empresa, no dejes de participar en actividades tales como foros, charlas, cafés, etc., actividades que te pueden ofrecer una perspectiva diferente, que te pueden llevar a pensar diferente.  Conoce gente nueva, explora otros entornos. Genera oportunidades.

🔜cuarta idea: MANTENTE EN MOVIMIENTO

Si te estás moviendo, confía y cambia de estrategia sino obtienes resultados, pero no te desesperes.  La clave es, cambiar de estrategia si lo que has hecho no te ha dado resultado.

🔜quinta idea: AGRADECE

Esto es lo + difícil, agradece de verdad el trabajo que tienes.  Eso implica: deja de quejarte, no dejes que las circunstancias te ganen la partida. Recuerda que tu identidad está en juego y lo que hoy ven de ti puede abrir o cerrar tus puertas.

.



adminmargarita No hay comentarios

EL ETERNO EMPRENDEDOR

No sé si te ha tocado conocer a personas que tienen una relación particular con el emprendimiento.

Antes de todo debo aclarar que soy muy consciente de que hay personas que deciden emprender porque quieren, y otras que no, porque no les da la gana.  O sea que el emprendimiento no es la panacea para todo el mundo.  Unas personas están muy bien y felices con sus trabajos, con el salario devengado y no tienen ninguna pizca de envidia a los emprendedores. Por tanto, no creas que porque tú eres emprendedor te va mejor que a los asalariados.  

Aclarado este punto voy a lo que quiero compartir, y es acerca de los matices que puede tomar el emprendimiento en la vida de las personas que toman esta decisión.

Yo he conocido muchas personas emprendedoras y de allí recojo algunas ideas que también incluyen mis experiencias personales.  Así que también voy a aclarar que “Yo soy una emprendedora incipiente, nuevecita”, de esas que ahora mismo está explorando caminos de acción, equivocándose, celebrando lo bueno y dando por sentado que lo que no sale bien tiene un propósito y un aprendizaje.

Aclarado este otro punto ahora sí voy a mis ideas.  Específicamente voy a referirme a esos emprendedores que se mueven de un proyecto a otro como si algo les persigue y no pueden parar.    Te invito a que leas las categorías que he definido, y si eres un emprendedor eterno, quizás logres ubicarte en algunas de esas categorías.  ¡Aquí van mis ideas!

  1. Sufres del síndrome del vacío.

Vas de proyecto en proyecto.  De hecho, empiezas y terminas tus ideas o proyecto. Sin embargo, lo que pensabas que iba a ser tu realización, tu felicidad, no lo es.  

Terminaste tu proyecto, hiciste lo que querías, lograste tu objetivo, pero al final experimentas un vacío que te deja confundido pues sientes que aún te falta algo.  

Si es así, seguirás en ese círculo, seguirás en la búsqueda porque aún no has encontrado lo que verdaderamente tiene significado para ti. Esta es una posibilidad.  

Otra puede ser que no estás atento a tu presente, a disfrutar lo que ocurre diariamente en tu vida.  Te falta internalizar que la felicidad que andas buscando a través de tus proyectos, no está allí afuera, está en tu interior.  

Si estás en esta categoría, te propongo dos alternativas:

  • Conecta contigo y descubre cuál es tu verdadera pasión, qué es lo que tiene significado para ti.
  • Aprende a disfrutar.  Si buscas sentirte realizado y feliz, entiende que la felicidad no está afuera, la felicidad no llega porque conseguiste algo o tienes algo.  La felicidad es un estado de la mente y quizás lo que te hace falta es aprender a ser feliz en tus circunstancias.
  •  

2.Eres un iluminado feliz.  

Tienes tanta energía y creatividad que ves posibilidades y vas por ellas. Para mí eres un genio.  De esas personas con una gran capacidad de ver oportunidades, de visualizar el futuro, de ver las cosas con un orden lógico de ejecución como que si ya lo has hecho antes.  Quizás algunos te crean loco, ¿tu? Estás disfrutando.

Empiezas y terminas todo lo que emprendes, no dejas cabos sueltos, transfieres logros y puedes pasar a otro proyecto, otra idea, sin sentir que abandonas, sin sentir vacío; porque, lo que para otros es “¿esto es todo?”, “pensé que sería diferente”, “no me siento completo”, para ti es tu esencia: IDEA, COMPROMISO, EJECUCIÓN, RESULTADO, SOLTAR y repites el ciclo.

Si eres un iluminado feliz, enséñanos, cuéntanos cómo trabaja tu mente, qué dispara tu creatividad, a qué le pones atención, cuáles son los inputs de tus ideas, qué descartas y que no, qué te da la señal, qué hay que saber.

Seguramente por más que nos expliques, tomaremos solamente algunas ideas, algunas enseñanzas y otras no.  Porque nuestra humanidad es única e inigualable en su totalidad, pero sin lugar a duda podrás contribuir a que muchos emprendedores tomen tus estrategias para llevar a cabo su propio estilo de emprendimiento.

3.Sufres del síndrome del emprendedor aburrido

Desde mi perspectiva este es un ejemplar bastante común.  

Si sufres del síndrome del aburrimiento, quiere decir, que te aburres fácilmente.  Abandonas todo aquello que inicias; tarde o temprano, pero lo abandonas. 

Te inquietas al ver cómo otras personas logran plantearse un objetivo y logran perseverar hasta alcanzarlo. Para ti es imposible. Lo único seguro contigo es que abandonarás siempre.  En este caso tengo veo dos posibilidades:

  • Que efectivamente el entusiasmo te abandona porque no has encontrado lo que verdaderamente tiene significado para ti. Saltar de acá para allá, al vaivén de tu entusiasmo es porque estás totalmente ciego a quién eres realmente. Tu voz interior es tan silenciosa que no la escuchas.  Piensas en mil cosas, escuchas todas las voces ajenas menos la tuya, de allí que quizás emprendas el sueño de otro y no el tuyo, de allí que abandones porque al final no hay significado.
  • También puede ser que abandonas porque te falta perseverancia, disciplina, pero no puedes verlo, pues la historia que cuentas es que vas en busca de algo que te emocione más y no es cierto, en el fondo sabes que te gana la pereza, o la postergación, o evitas la incertidumbre, o temes desafiarte e ir más allá y terminas renunciando quizás en el último round.

4.Eres un iluso desordenado.

Te llenas la cabeza de mil ideas, proyectos ambiciosos; pero tu naturaleza desordenada y desenfocada te dejan iniciando un montón de cosas sin llegar a concretar ninguna o manteniéndolas en pausa.

Moverte en este contexto a la larga te deja como iluso, sin lograr nada, como un creador de castillos de naipes que se derrumban a la primera brisa.  Es probable que tarde o temprano experimentes vacío, desesperanza y frustración porque no terminas nada y no sabes qué te falta.

Te servirá formarte, pues cojeas de algunas competencias de gestión, te servirá entrenarte, hacerte acompañar de otros que han tomado el mismo camino que tú. Considera aprender a priorizar, administrar el tiempo, planificar, organizar y, sobre todo, mantener el foco para cumplir el orden de ejecución. 

Finalmente, quizás tu mayor desafío sea aprender a discriminar de lo que te aleja del camino. 

La buena noticia para todos es que, si quieres emprender, encontrar el significado de tu emprendimiento y sentirte satisfecho, no al final del camino, sino durante el emprendimiento, te servirá “conectar contigo”.  

Te invito a desafiarte, a saltar el miedo de ver hacia ti mismo, de conocer el camino que andas, pues sólo así podrás levantar las piedras, tirarlas, hacer otras veredas, sembrar semillas, plantar árboles.  

La búsqueda incesante no está mal, solo asegúrate de buscar sin renunciar.  Haz que valga la pena.

Recuerda que emprender inicia con un proceso de escuchar tu voz, de rescatar tu voz y conectar contigo.